menu
Menu
foto kiki la aprendiz de bruja
"Cada uno tenemos que encontrar nuestra propia inspiración... y a veces no es nada fácil." - Kiki, la aprendiza de bruja (1989)
Rebeca Laureano Palma (Beka)
Todos los derechos reservados.
Cuernavaca, Morelos, México. 2020.

Agujero

Me di a la tarea de explorar unas criaturas que me llenan de terror, las ninfas del agua, es decir, las sirenas. A través de ellas reto el ideal de la belleza perpetua, de la juventud eterna.
Beka Laureano
Cuento para:
Adolescentes
Publicado:
22/8/18
Tiempo de lectura:
4 minutos

Escucha el cuento:

Una roca de grandes magnitudes levita sobre el mar, en esa roca una sirena atada. Las hadas desean algo, quieren contener el aliento para que su dulce voz emita el canto épico, ellas revolotean el lugar y absorben su perfecta apariencia. Es ella, la sirena más bella de todas.

Es hora de irnos, tenemos que encontrarla— le replica al capitán.

Los marinos no creen en fantasías pero la paga es muy buena.

¡Una sirena ja!...

Con este dinero yo creo hasta en el diablo.

Una mujer sube a bordo, tiene una belleza singular, detrás de ella entran tres sirvientes con su equipaje.

La belleza eterna, tengo que encontrarla, tengo que detener el tiempo.

El capitán la oye.

¿Detener el tiempo, eso es lo que desea usted?

Claro, eso es lo que toda mujer desea, perfecta belleza.

Pero si en realidad existe aquella sirena, sería una calamidad para nuestro mundo.

¡Yo no creo en calamidades, por eso le pago para que acate mis ordenes!

Es raro creer en cuentos de hadas y más en esta época.

¡¿Creer en cuentos de hadas?! hay mucho más de lo que usted imagina. Dediqué toda mi vida a compartir mi belleza. Y mi tiempo se agota. Este mapa nos llevará al lugar donde la realidad se pierde e inicia la fantasía.

El barco zarpa a toda velocidad. Entre el mar, entre el adiós a una tierra que a Paulina la ha dejado sin ganas de respirar o volver a sentir. Donde el azul del cielo converge con el gris de una tormenta que se avecina y el aire da vuelco en las emociones de toda una tripulación. Porqué aunque no crean en cuentos de hadas el tan sólo pensar que puede ser, es apasionante...

Usted quiere recuperar su juventud, pero yo la veo muy bella.

Gracias, pero no he pedido su opinión - responde Paulina.

El tiempo sólo se detiene cuando uno ama.

Amor, qué es el amor, para mí es un bodrio, no lo deseo, ni lo apetezco.

Parece que usted no fue correspondida.

¡Qué!, no creo que sea usted el indicado para hablarme de amor, no le permito que me hable de esa manera, usted dedíquese a lo suyo y yo a lo mío.

Paulina sumamente molesta con aquella pregunta, pero acertó, alguien la había lastimado demasiado como para no volver a desear otra relación.

Ja… ¡El tiempo se detiene cuando uno ama!… pensó.

¡Esas son tonterías!

Suscríbete para más cuentos

Deja tu correo para enterarte de nuevos cuentos y otras creaciones que publique por aquí.
¡Gracias! Recibido con éxito.
¡Uy! Algo salió mal, por favor intenta más tarde.

El grito de los marineros se oye al fondo, han llegado al lugar. El mar es rojo, el aire no sopla más. Es un indicio de que están en el sitio correcto. El barco se detiene.

A los botes -- anuncia Paulina-- ahí está lo que buscamos— señala —esa es la roca.

¿La roca?-- Pregunta el capitán.

Sí, donde la sirena será atada.

Pero yo no veo ninguna sirena.

Lo sé capitán, pero para poder verla tenemos que contener el aliento hasta que aparezca.

Paulina cuenta hasta tres y la tripulación empieza a contener el aliento, en ese momento la roca se alza sobre el mar, levita de manera fantástica. Las hadas comienzan a salir.

Uno de los marineros no puede contener más la respiración así que inhala y en ese momento una de las hadas lo toma y lo avienta fuertemente, desaparece en el fondo del océano. Paulina se tapa la nariz y la boca para no respirar, nadie cree lo que esta pasando, y no están seguros de lo que ven. Muchos de ellos se desmayan, mientras los más fuertes contienen, no dejan a los pulmones inhalar ni el más mínimo suspiro.

La sirena sale del océano, una belleza perfecta. La hadas se transforman en abominaciones, donde la cara parece de cera derretida y algunas tienen un brazo más largo que el otro, atrapan a la sirena con fuerza y la atan a la roca. Ellas desean verla morir, desean que su canto se escuche porque la envidia de su belleza perfecta las corrompe.

Paulina tiene todo en su poder. El capitán siente desesperación al ver a la sirena tan triste. La sirena comienza a cantar.

No estoy de acuerdo con esto. -- dice el capitán con un tono agitado de tanto contener la respiración.

¡Gracias que habló usted primero!

¡Me escucha Paulina!

Claro que lo escucho, pero no me voy a detener ante nadie, ni nada. Supuestamente al cantar ella otorga la belleza a uno de nosotros, al que traiga el collar del tiempo.

Me imagino que usted lo tiene, ¿verdad?

Claro.

Paulina saca el collar, las hadas se acercan y la llevan ante la sirena.

Tendrás tu belleza perfecta y nunca amarás, porque tomarás mi lugar. Yo deseé lo mismo, vine de muy lejos, cuando llegué con mi acción inicie la Guerra, con tu egoísmo tú abres un agujero en la capa de ozono. La muerte llegará para nosotros, tú fuiste pieza clave ¿Quién vendrá después de ti?

En 1985 la NASA descubrió un agujero en la capa de ozono.

Fin.

Si has llegado hasta aquí y te ha gustado este cuento, por favor compártelo.
"El mayor enemigo de un escritor novel es la oscuridad. Recibir la luz, la atención de otros, su gran reto." - Beka