menu
Menu
foto kiki la aprendiz de bruja
"Cada uno tenemos que encontrar nuestra propia inspiración... y a veces no es nada fácil." - Kiki, la aprendiza de bruja (1989)
Rebeca Laureano Palma (Beka)
Todos los derechos reservados.
Cuernavaca, Morelos, México. 2020.

Era tu salvación

La contaminación de nuestro planeta, ¿hacia donde nos lleva esto? Una historia que te hace reflexionar, una historia que te incita a proteger lo que hemos descuidado.
Beka Laureano
Cuento para:
Adolescentes
Publicado:
15/8/18
Tiempo de lectura:
3 minutos

Escucha el cuento:

Y aquí estoy, creciendo grande y fuerte. Aquí estoy, disfrutando del viento, de la lluvia y del clima en general. Aquí estoy, contemplando la vista, grandes praderas y montañas yerguen frente a mi.

El tiempo pasa, soy más grande de lo que solía ser.

--Te amo como el primer día, quiero pedirte que seas mi esposa y este lugar será mi testigo, porque es el lugar donde te conocí, donde vi por primera vez tus ojos oscuros y tu pelo café. Tu sonrisa me impactó y tu dulce voz suavizó mi corazón. ¿Renata quieres ser mi mujer?

-- ¡Sí!

Veo y observo una historia romántica, muchas han transitado y yo he sido un fiel espectador. Yo he disfrutado sus emociones y sentimientos como si fueran míos. He visto amores y desilusiones. Fuerte soy al saber que buscan mi refugio.

--Ya llegó la maquinaria, apúrate Juan, esto se tiene que terminar.

--Para lo que nos pagan.

A lo lejos el paisaje es diferente. Me impresiona el talento que ellos tienen, aunque no estoy de acuerdo con lo que han hecho. Ahora en vez de montañas yerguen edificios.

--¡Mamá ven!, vamos a sentarnos.

--Roberto es tarde y tu padre pronto estará en casa.

--Sólo un momento.

--Es hermoso el lugar, sin duda y el atardecer lo hace perfecto, así como tu dulce sonrisa cariño.

--¿Mi papá trabaja en esos edificios?

--Sí.

--Parece que están muy lejos.

--Caminando cariño, claro, pero en carro es muy rápido y ahora vámonos porque tu padre está por llegar.

Suscríbete para más cuentos

Deja tu correo para enterarte de nuevos cuentos y otras creaciones que publique por aquí.
¡Gracias! Recibido con éxito.
¡Uy! Algo salió mal, por favor intenta más tarde.

El amor de una madre, un amor que me sorprende. 

El tiempo ha pasado las carreteras se alzan, construcciones que hacen al calor insoportable.

 

No descansan y siguen construyendo...

No descansan, siguen construyendo…

No descansan, siguen construyendo...

 

--Nos sentamos un rato.

--Sólo un rato Paty, tengo mucho trabajo.

--¡Siempre tienes trabajo!

--¡Siempre quieres ir de compras!

--Siempre me lo echas en cara y sabes qué, vámonos…

 

El estrés los agobia, los inquieta, los hace malos y se desquitan con nosotros.

Mi tristeza es infinita, las montañas, las grandes praderas se han ido. Los carros vuelan a mi alrededor. Quiero gritar, deseo con tanta fuerza que me pudiesen escuchar.

 

-Es uno de los últimos.

-¿Y la esfera?

-Es para proteger al árbol.

 

La tierra ha muerto y creen que soy uno de los últimos, soy el último. Han destruido todo, ya no queda nada más. Los bosques, los lagos, los mares todo es desierto, todo es destrucción.

Yo muero lentamente, la esfera se ha roto ya no tengo protección, mis ramas se han secado, ya no hay nadie sólo yo.


Lo que alguna vez fue, ya no será más.

Fin.

Si has llegado hasta aquí y te ha gustado este cuento, por favor compártelo.
"El mayor enemigo de un escritor novel es la oscuridad. Recibir la luz, la atención de otros, su gran reto." - Beka